Noticias

El Ángel de la Mesa

El Ángel de la Mesa

Ya no es el pibe de hace 14 años. Ángel Bálsamo encierra en su nombre una metáfora de vida. Ángel, para algunos amigos suyos que van al comedor de Villa Crespo donde colabora los sábados, Bálsamo para otros niños que lo rodean los viernes a la tarde en el mismo lugar. Prende el fuego y apoya la pava llena de agua en la hornalla: “Tomamos unos mates?”.

Parece una operación a corazón abierto, se sienta en los sillones de su casa y me invita a charlar. No para de reir, motivado, y con sus pelos ondulados, largos, atados desde la base dejando hacia arriba un peinado singular, es clown por donde lo mires. Se dice que conocer, te hace cómplice. Si conocés, sos parte. El conoció en 2003 un comedor que sirve la mesa a cien personas y les arma viandas para que se lleven a su casa y se hizo parte.

Para Angel es como una familia, cuenta algo que le marcó la vida: “´este es un pequeño presente para poder devolverle lo mucho que hacen por nosotros´, le dijo un hombre del comedor. Pobre, lo abrace tan fuerte! ni me importo el olor a calle que llevaba encima. Quizás para otro será una boludez. Pero para mi ese pequeño gesto que tuvo esta persona me llenó de alegría y me impulsa a seguir haciendo lo que hacemos ahí, sin dudar un segundo”.

Con un país en crisis, fueron muchas las necesidades sociales que tomaron protagonismo en esos tiempos, como también los paliativos que surgieron como anticuerpos. En Villa Crespo, histórico barrio obrero de la ciudad, un grupo de voluntarios fundaron en 2003 el comedor en las inmediaciones de Lerma y Scalabrini Ortiz en el subsuelo de la parroquia Nuestra Señora de la Consolación. “Angelito”, que ahora tiene 32, llegó con 18 años. Nunca se fue. ¿Por qué?

Desde los doce años que asiste a “Vanguardia”, el movimiento que se originó buscando acción juvenil para promover la justicia social. “Voy porque soy vanguardista. Vanguardia es sinónimo de servicio”, expresa. ¿Qué significa tal afirmación?, “es algo que me llena. Me hace sentir vivo. Me complementa el poder servir a los demás sean quien sean. La realidad social de hoy está jodida. Aunque he visto peores”. dice después de un largo momento que transformó palabras en silencio y silencio en emoción.

“Algunos vienen muy sucios. Y aunque no hay duchas, se pegan una lavada en el baño. Pensar que para algunos es el único lugar que tienen donde pueden lavarse un poco. Este año se cumplieron 17 años del comedor Santo Tomás de Villanueva donde ademas existe `el ropero´ que hace entrega los viernes y una merienda por la tarde”, afirma.

Hay un “otro” que Ángel reconoció como hermano, como cercano: “La población se caracteriza por ser predominantemente masculina, desde los veinticinco hasta los ochenta años. También vienen madres jóvenes y adultos mayores, niños entre los tres y catorce años aproximadamente. Cada uno es un individuo singular, que atravesó diferentes circunstancias, pero tienen en común que están transitando alguna situación de vulnerabilidad social”, expresa asintiendo con la cabeza mientras ceba.

La entrevista se interrumpe por unos instantes porque Suyai, su hija, se despierta. No dudó un segundo en atenderla y le puso la impronta clownesca con chistes, como si la pequeña ya fuera adulta y los entendiese. La hamacó con ciertas vueltas por el aire hasta que la niña se calmó, pero sin embargo se quedó parado continuando la charla: “Contame un dia en el comedor”, le disparé.

“Es llegar, tomar unos mates con los cocineros (que ellos si llegan muy temprano), después armar las mesas, eso forma parte de la rutina de los sábados. A las 12 del mediodía se entregan los cubiertos con un número a los que estén esperando para comer y al irse, con el mismo número le damos la vianda. Luego se da paso a la oración de inicio del comedor que ofrece Oscar Nosena. El tipo hace eso hace 17 años. El almuerzo se compone de dos platos: el primero es sopa y el segundo una comida junto con polenta, postre y jugo.”

Ángel cuenta su experiencia con gran pasión; “Hay gente que no le falta la comida y también viene porque quiere sentirse en familia”, dice mientras parece hablar de su propia familia. Y aporta datos estadísticos, “10% de niños, 50% de adultos entre 25 y 50 años, 30% de adultos mayores de pasados los 50 y un 10% otros/as”. Casi con detalle expresa una rutina: “La comida se puede repetir mientras haya. Una vez terminado todo se ordena el salón y después de limpiar nos sentamos todos los ayudantes de ese día, para compartir la mesa. Los recursos provienen de distintos lugares: donaciones de panaderias, colegios, cáritas parroquial, una feria americana y de padrinos. También se compran cosas en el banco de alimentos”, dice de memoria.

“Entre risas y buenos ratos se pasa un dia en el comedor”, cuenta con cierta perspicacia, “venite”. Y es verdad, desde el principio no dejó de recibirme en su casa como abriendo la puerta a entrar no sólo al hogar de la calle Bolivia sino a su vida. Ángel, marcado por la experiencia del comedor, tiene ganas de compartirla. Eso me quedó claro en último abrazo antes de despedirnos, entendí todo: Esto recién comienza.

Nelson Gabriel Espindola

Click to add a comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias

Te contamos las noticias desde nuestro punto de vista. Queremos estar cada dia de tu vida.

More in Noticias

badia en el aire pagina

“Una de las cosas que hacen que nos vayan bien, es creer” Juan Alberto Badía

Contenidos29 noviembre, 2017
comedor-almuerzo

La mesa sigue servida, las necesidades también

Radio Unica6 noviembre, 2017
3036

Juntarnos: los jóvenes, la escucha y la proclama

Radio Unica30 octubre, 2017
signalo

Google premió una aplicación Argentina que traduce la voz a lenguaje de Señas

Contenidos19 octubre, 2017
francisco_de_asis_3

“Como cada año rezaremos en este encuentro por la paz” Marita

Contenidos19 octubre, 2017
17octubre

17 de Octubre – Dia internacional para la erradicación de la pobreza

Contenidos17 octubre, 2017
95E

Marcos, el Di Palma que quiso la gente

Radio Unica15 octubre, 2017
WhatsApp Image 2017-10-05 at 09.27.35

Alumnos del colegio “Casa de Jesus” compartieron su experiencia y su visión de la actualidad.

Contenidos5 octubre, 2017
IMG_20160824_100850430

“En la peregrinación a Lujan, no hay división” Martin Rebollo Paz

Contenidos5 octubre, 2017